Beneficios de la Vitamina D para la espalda

/
/
/
341 Views

Qué es la vitamina D

La vitamina D es un nutriente que es necesario para la salud y para mantener los huesos fuertes. Ésta se encuentra en ciertos alimentos y su función es ayudar al cuerpo a absorber el calcio (una de las piezas fundamentales de los huesos) de los alimentos y suplementos.

El componente principal de la vitamina D es el colesterol. Cuando nos exponemos al sol, el colesterol de la piel se transforma en vitamina D.

Actualmente evitamos el sol, o nos ponemos protectores solares y también evitamos los alimentos que tienen colesterol. El resultado es un déficit de vitamina D en la mayoría de la población de nuestro país.

Siempre que nos exponemos al sol, nuestro organismo produce vitamina D, incluso en climas fríos.

En los meses en que hay menos luz solar, la producción de vitamina D disminuye. Es en estos momentos cuando debemos prestar más atención a nuestra dieta y asegurarnos que consumimos alimentos con vitamina D: aceite de hígado de bacalao, huevos (siempre ecológicos), mantequilla o hígado de ternera.
La fuente natural más rica en vitamina D es el aceite de hígado de bacalao.

La cantidad de vitamina D recomendada (CDR) es de aproximadamente 10 mg, pero este consumo es para evitar el raquitismo y la osteomalacia (alteraciones del crecimiento óseo). Para una salud óptima necesitamos más cantidad que la recomendada.

Pasar tiempo al aire libre y tomar el sol son las mejores maneras de obtener esta vitamina, y en invierno consumir suplementos de aceite de hígado de bacalao en perlas (no tiene ningún sabor desagradable). Este suplemento es muy apreciado en los países más alejados del ecuador.

Vitamina D para el dolor de espalda

Aparte de otras múltiples aplicaciones, en los últimos años se ha descubierto que los pacientes que sufren dolor lumbar o dolor de espalda crónico presentan déficit de vitamina D.

La ingesta de vitamina D es imprescindible para la absorción del calcio de los alimentos y, por ende, la salud de nuestros huesos.

Algunos estudios han determinado que un elevado porcentaje de pacientes de dolencias en esta zona corporal mejoraron sus síntomas después de tomar suplementos de vitamina D durante, al menos, 3 meses.

Aunque por sí misma la vitamina D no resulta un sustitutivo de cualquier otro tratamiento para las dolencias de espaldas, es recomendable mantenerla en unos niveles adecuados. Para ello, la alimentación resulta muy importante. En productos como la leche enriquecida o los pescados ricos en ácidos grasos omega-3, podemos encontrar altas dosis de esta vitamina, por lo que se pueden convertir en grandes aliados para nuestra dieta diaria.

¿Qué ocurre cuando tenemos déficit de vitamina D?

Además de problemas en la espalda, el déficit favorece:

  • La aparición de diabetes
  • Enfermedades coronarias
  • Enfermedades mentales: depresión
  • Enfermedades autoinmunes
  • Obesidad
  • Osteoartritis
  • Raquitismo y osteomalacia
  • Debilidad muscular y mala coordinación motora
  • Hipertensión arterial
  • Dolor crónico
  • Inmunidad debilitada
  • Hiperparatiroidismo con osteoporosis, cálculos renales, etc.

Adquiriendo la vitamina D por métodos naturales: sol y alimentos con colesterol, suplementos de aceite de hígado de bacalao, es imposible llegar a tener exceso de vitamina D y producir toxicidad.

Aunque en España tenemos un clima cálido y con mucho sol, es aconsejable realizarse una analítica anual para medir si se tiene déficit de vitamina D ya que con una buena alimentación y algunos complementos es posible regularlo.

This div height required for enabling the sticky sidebar